La Psicología del Crossfit

El Crossfit es una serie de ejercicios funcionales variados los cuales se trabajan a una alta intensidad. Fue creado por Greg Glassman hace ya varias décadas y se ha popularizado a nivel mundial, específicamente con la apertura de varios boxes (nombre con que se le conoce a los gimnasios) en nuestro país en los últimos 5 años.

Y porque se ha popularizado tanto algunos preguntaran, la respuesta está en que tiene características que los típicos gimnasios convencionales donde vemos a esos “maes´´ grandotes tirando peso y haciendo sonidos extraños no tienen. Uno de estos aspectos es el de comunidad, ya que normalmente todos los miembros se conocen y eso crea un ambiente de confianza, es decir voy a ir a hacer ejercicio con mis amigos o hasta una segunda familia todos los días. Por supuesto con esto a nivel mental estamos mucho más motivados que cuando solo vamos a hacer nuestra rutina un par de veces a la semana sin mayores ganas. (Glassman, 2009)

Algo muy importante es el soporte social que hay dentro de la comunidad, ya que vamos a tener información, atención y muchas veces si encontramos con las personas correctas hasta soporte emocional. Este puede ser dado por nuestros mismos amigos dentro del gimnasio o hasta los entrenadores y estas variables se han demostrado por medio de varios estudios que no solo mejoran el rendimiento de cualquier trabajador a nivel laboral pero sino también en un ambiente de ejercicio como el que se nos presenta dentro del gimnasio al cual asistimos. (Onojalfe, 2017)

 Además cada entrenamiento que realizamos que son conocidos como WODs o entrenamiento del día (workout of the day en inglés) son registrados en una pizarra y eso nos da una forma de registrar nuestra mejora en 2 a 3 meses que volvamos a realizar el mismo entrenamiento, y es ahí donde entra esa palabra que a muchos les gusta y otros odian, competencia. La competencia puede llegar a ser con nuestros compañeros o la más importante a mi parecer que es la que tenemos con nosotros mismos.

Conforme vamos ganando experiencia y poniendo más resultados en la pizarra puede que llegue a nacer dentro de nosotros un instinto competitivo con los demás y esto nos lleva a querer hacer mejores tiempos. Ahí es donde empieza la parte competitiva del Crossfit y se desarrolla como un deporte, con todas las demandas físicas y mentales que cualquier deporte conlleva, la parte psicológica es la que queremos desarrollar en este artículo. Por supuesto debemos separar la parte competitiva dentro de las clases semanales con nuestros amigos o demás compañeros y la parte de competición deportiva ya que son dos formas de competición completamente diferentes. Aunque tienen muchos de los mismos factores a nivel psicológico, el estrés que lleva la competición deportiva es mayor demandante a solo preocuparnos por ganarle a nuestro “compita´´ en la clase de la noche.

Por el resto de este artículo nos vamos a centrar en la competición deportiva sin desmeritar los factores estresantes de la sana competencia dentro del gimnasio.

En ambientes competitivos en cualquier deporte llegamos a experimentar ansiedad, nervios, negativismo. Pero también emoción, euforia y positivismo. La mente de un competidor debe estar preparada para saber manejar toda esa gama de emociones ya que son vitales para establecer una buena fortaleza mental. (Dehaty, 2016)

A la hora de competición podemos ver el ejemplo de un joven de 24 años que ya tenía experiencia competitiva y llegaba a su cuarta competencia nacional, esta vez en individual. Para la misma tiene muchas expectativas ya que se siente motivado y confiado en que lo que ha entrenado y su nivel cree que le va alcanzar para llegar a una semifinal, no tiene en mente otro escenario. Los días antes siempre generan estrés ya que uno visualiza los eventos, la gente y el mismo escenario donde se va a llevar acabo la competencia, como controlar el sueño y la comida son de vital importancia para generar mayor tranquilidad durante esos días de expectativa.

Llega el primer día de la competencia y son 60 atletas en la categoría, los primeros 20 se meten en la semifinal del segundo día. Controlar los nervios antes de cada evento y confiar en lo que se realizó durante el entrenamiento es lo único que queda por hacer, pero que hacemos cuando en un evento para el cual nos preparamos bien nos va mal. Llegan los malos pensamientos o lo que en psicología llamamos “pensamientos irracionales´´ de porque nos pasa en el momento más importante y si ya está todo perdido. Vamos casi de últimos en la tabla y ahora no nos queda más que olvidar y concentrarnos en los demás eventos del día, pero qué fácil es decir eso sin haberlo vivido y sin experimentar esa montaña rusa de emociones que nos dan tan solo 12 minutos de ejercicio.

El arma más poderosa que tenemos es la cabeza aún por encima del cuerpo, en el mundo del Crossfit sabemos el sufrimiento corporal al que nos puede llevar un workout, pero como nuestra mente controle ese sufrimiento es la clave. Cuando Rich Froning (se podría decir que el mayor exponente de Crossfit de todos los tiempos) decía que el le decía a su mente que se callara y dejaba que su cuerpo hiciera el trabajo tenía algo de razón pero la mente es la que nos va a ordenar el seguir sin importar cuanto estemos sufriendo físicamente en ese momento. Ante una situación de adversidad en competencia debemos confiar en nuestras capacidades y llegar a combatir esos ´´pensamientos irracionales´´ con la idea de que un evento o fracaso no nos define, nos define que herramientas poseemos para enfrentar ese fracaso. Es decir si me dejan tirado en el piso como voy a hacer para levantarme, tengo que agarrarme de donde pueda en el momento y buscar una solución, puede que dure bastante tiempo haciéndolo pero si al final lo logro voy a sentir mucha más satisfacción que si me hubiera quedado derrotado de espaldas viendo hacia el cielo a ver si milagrosamente una solución me iba a llegar.

La experiencia particular que les estaba contando como pueden suponer es personal y me paso hace unos meses, logre reponerme en 3 workouts más pero para la semifinal no me dio y este fue un golpe emocional bastante fuerte cuando uno le da gran importancia al deporte que realiza. Todo el fin de semana de competencia fue de gran trabajo para poder desligarme de cada evento que pasaba y solo concentrarme en el que seguía y  dar lo mejor de mí. El ser psicólogo no puedo mentir que ha sido de gran ayuda porque da la ventaja de saber que lo que estoy sintiendo es razonable y que para controlarlo primero tengo que dejarme sentirlo sin llegar a suprimirlo, interiorizarlo y seguir adelante. Transmitirle este mensaje a tantos atletas que no se dejan ni por un momento sentir sus victorias y con más razón sus fracasos es la misión de todo esto.

Los resultados en el deporte siempre nos definen como atletas, pero las experiencias y la fortaleza mental que sacamos de cada una es la que nos define como personas.

La psicología del Crossfit competitivo es como potenciar nuestra mente para que el cuerpo ya capacitado para hacer todas las exigencias del deporte se sienta mucho más apoyado a la hora de estar en situaciones de estrés y se cree un atleta completo, pero la psicología como tal es potenciar nuestro ser humano el cual nos va a llevar a ser mejores novios (as), amigos (as), hijos(as)  y por consiguiente atletas.

EMBRACE The Mental EffectFacebookInstagram

Bibliografía

Onojalfe, L. (2017). Why is Crossfit so Adictive. Obtenido de Believe Perform: https://believeperform.com/performance/why-is-crossfit-so-addictive

Dehaty, A. (2016). Build Mental Strenght: The Psychology of Crossfit Games Athletes. BOXROX: Competitive Fitness Magazine.

Glassman, G. (18 de Agosto de 2009). The Psychology of Crossfit. Obtenido de Crossfit Journal: http://journal.crossfit.com/2009/08/glassman-psycology-of-cfit.tpl