Amalia Ortuño, y como recuperó su sonrisa

Hace 3 meses Amalia Ortuño había decidido dejar de entrenar, y renunciar a la pasión por el deporte que la había motivado toda su vida, hoy, gracias al programa de Adaptive Crossfit de RISE y su coach Andres Arana, se ubica en los primeros lugares a nivel mundial del Wheel Wod Open, y cerca de ganarse un cupo a los Wheel Wod Games en Canadá.

Amalia siempre ha estado ligada al deporte, desde pequeña hizo ballet, luego gimnasia y natación, todos a nivel competitivo. Más adelante inició en triatlón, y mientras entrenaba para realizar un Ironman, todo empezó a cambiar. Dolores muy fuertes hicieron que le fuera imposible continuar entrenando.

Luego de una serie de exámenes y terapia, se le diagnosticó un problema en sus caderas, una condición de nacimiento que se manifIesta en la adultez jóven. Tras algunos intentos por tratar el problema debió recurrir a cirugías en ambas caderas, sin embargo el problema era más serio de lo pensado, y el resultado de las cirugías no fue el esperado. Como resultado, Amalia tiene un desgaste temprano en sus caderas, cartílago muy dañado e inestabilidad importante, lo que hace que sus huesos choquen uno contra otro y además de producir dolor van haciendo que la articulación cada vez se ponga más y más rígida. Su cadera izquierda tiene un rango de movilidad muy reducido, mientras que la derecha está un poco mejor.

Inicio en Crossfit

Luego de las cirugías Amalia había recibido la noticia que el Triatlón ya no era una opción para ella, y después de un año de mucha frustración, su fisioterapeuta le recomendó hablar con el coach Ayax García e intentar con Crossfit. Con el miedo natural de empezar algo nuevo, más aún con una lesión como la suya, lo intentó, y como nos pasa a todos en este deporte, le gustó y decidió probarlo por un tiempo.

Sin embargo, esto no era suficiente, extrañaba la adrenalina de competir, eso es lo que había hecho toda su vida, y esto hacía que aunque disfrutara el ejercicio, su frustración siguiera creciendo. Competir en Crossfit no lo veía como una opción debido a sus limitaciones, y como ella mismo nos dijo: «me sentía totalmente desmotivada, deprimida, desesperada».

Adaptive Crossfit

Frustrada, en diciembre del 2018 decidió dejar el deporte, sentía que su lesión era más fuerte que ella, y se sentía cansada de luchar contra su propio cuerpo. Sin embargo, dos amigos, por separado, le comentaron de Rise, un box que estaba por abrir, y en el que Andrés Arana, médico y coach, tenía el curso de Adaptive Crossfit y que le podría ayudar. Por insistencia contactó a Andrés, y fue a una cita médica con él.

Amalia puede caminar distancias cortas sin que empiece el dolor, y debe ayudarse con muletas para descargar la articulación y bajar la inflamación, por lo que no puede realizar ejercicios de impacto como correr o saltar, no puede hacer bicicleta, y no pudo realizar nada de flexión de cadera como remar o sentadillas, por lo que su trabajo se enfoca principalmente en tren superior, es por esto, que su confianza para este punto era muy baja, sentía que no iba a poder realizar ejercicio de alta intensidad, y mucho menos volver a competir.

«La primera pregunta de Arana fue… y qué querés hacer…? mi respuesta fue, quiero competir. Y recuerdo que su respuesta fue… yo quiero devolverte la sonrisa, entrenando de manera segura.», así nos describió Amalia esa primera cita, y ese fue el inicio de la pasión que hoy la tiene de nuevo compitiendo.

Amalia y Andrés Arana luego del 19.3

Andrés Arana, quién es médico, ve en el Adaptive Crossfit la oportunidad de unir la medicina con el deporte, dar una opción adicional de rehabilitación a las personas con algún tipo de lesión, que aparte del hospital y la fisioterapia, tengan una opción para mantenerse saludable e integrarse a la sociedad. E iniciando el programa encontró en Amalia la punta de lanza, para buscar llegar a más gente, y que más personas se puedan ver beneficiadas.

En Rise Performance Center les abrieron las puertas, y como nos cuenta Amalia, entre Arana, Ayax, quien fue su primer coach en Crossfit y ahora está en Rise, junto a Rolando Castro y Fernando Zamora, han hecho un equipo de trabajo entregado al 100%, y esto ha sido parte fundamental de su crecimiento y devolverle esa pasión.

Wheel Wod Open

El proceso de entrenamiento llevó a Amalia a poco a poco ir ganando la confianza en su coach y en sí misma, hasta que se presentó la oportunidad de volver a competir, en el Wheel Wod Open. Conversando con su coach, y con la organización de la competencia, por su condición, a Amalia le correspondía competir en la categoría sentada, en la cual el requisito es competir en silla de ruedas. Amalia no lo pensó dos veces, su deseo por volver a competir era grande, y decidió inscribirse.

En este momento (luego del 19.2), Amalia se ubica en tercer lugar en su categoría, entre 45 mujeres de todo el mundo, con condiciones diferente, pero todas compitiendo en igualdad de condiciones en silla de ruedas. La meta es finalizar entre las primeras doce, y así viajar a Canadá en julio a competir en los Wheel Wod Games.

«Ha sido un proceso increíble, me siento súper feliz de estar haciendo lo que me gusta de nuevo, entrenar a niveles de exigencia altos, poder competir de nuevo y ahora tener la posibilidad de clasificar a los WheelWod Games, es como un sueño hecho realidad. Y lo mejor de todo, cómo me dijo Arana el primer día… ME DEVOLVIÓ LA SONRISA»

Si querés más información sobre el programa de Adaptive Crossfit, podés contactar directamente a Rise Performance Center al 2215-0696, o a Andrés Arana, al correo aranasaenz@gmail.com o al 8831-0684.